10 cosas que he aprendido este año (1ª parte)

Un inciso antes de empezar:

El mes de julio ha pasado como un suspiro: la semana pasada acabé (por fin) el master, por las tardes he estado ocupada en un curso de diseño UX en el centro de Madrid y el calor me ha frito un poco el cerebro. Sólo conseguía estar delante del ordenador para trabajar en el proyecto del master en algún lugar que no fuera mi casa, así que Starbucks casi me convierte en socia de honor y he abandonado bastante el blog.

Pronto me iré de vacaciones y retomaré el blog a la vuelta con un nuevo nombre, Momento Sabático, y algunos cambios que tengo en mente y que haré poco a poco.

 

Casi sin darme cuenta, ha pasado un año desde que dejé mi trabajo para emprender este viaje personal. En ese momento tenía algunos objetivos claros sobre lo que quería cambiar, pero desde luego no me imaginaba dónde ni cómo estaría en este momento.

Aunque hago balances conmigo misma muy a menudo, el cliché de haber pasado un año y estar a punto de irme de vacaciones me han empujado a hacer “el balance de los balances”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Brighton Pier

He pensado mucho en esto que comparto ahora. Sobre todo, me ha costado mucho resumirlo porque me encantaría dar más detalles de algunos aprendizajes que no había compartido hasta ahora pero eso será en otro momento. Aun así, lo he dividido en dos entradas para que no sea demasiado pesado.

Sé que muchos de estos aprendizajes suenan a clichés (quizás toda la entrada es un cliché). No creo que sean una novedad y quizás no sorprendan a nadie. La novedad para mí ha sido vivir estos aprendizajes y comprender su significado.

1. A veces, da igual que hagamos planes, porque la vida tiene planes distintos para nosotros.

Cuando comencé este año, me lo plantee como un periodo en el que iba a disfrutar de cada momento: de aprender, de decidir, de improvisar o de tomarme las cosas con más calma. He disfrutado y ha sido un año muy bonito pero ha sido y sigue siendo un periodo muy duro por un “incidente” inesperado que se coló en este año. Dejé mucho y comencé este periodo con mucha ilusión y no sé si volveré a vivir un periodo así. Siento que esto me ha arrebatado una parte de lo que esperaba que fuera este año y eso me ha dado bastante rabia. Las sorpresas pueden ocurrir en cualquier momento, pero al tomarme este año para resolver y con mucha ilusión, cometí el error de no contar con que tendría aún más cosas que resolver. Dicen que es mejor no tener expectativas pero todavía no he entendido cómo uno puede ilusionarse sin tener expectativas.

 

2. Puedes vivir sin perseguir tus sueños pero no sin ser feliz.

Además de conocerme y transformarme, también quería hacer cosas que no había podido hacer antes. He dejado pendiente viajar, en parte por miedo y en parte por el Creo que podré vivir con ello y es una ilusión que guardo. Si estás persiguiendo tus sueños, enhorabuena, hay pocos valientes como tú. Si no los estás persiguiendo, quiero decirte que puedes perseguirlos si te lo propones. En cualquier caso, espero que no perseguir tus sueños no te esté haciendo infeliz ni culpable. Si simplemente hubiera tenido el sueño de viajar podría haber seguido con mi vida tal y como era. Dejé mi trabajo sobre todo porque no era del todo feliz y en una escala de prioridades, ordenar mi vida para ser feliz era más importante que cumplir otros sueños.

 

3. Un cambio personal no es un camino de rosas.

Algunas personas toman un periodo sabático para descansar, pero yo lo tomé para conocerme a mí misma y cambiar. Como creo que he dicho ya muchas veces, esto no han sido unas vacaciones para mí. He pasado mucho tiempo conmigo misma y he iniciado rutinas que han requerido un esfuerzo por mi parte. Tengo la impresión de que algunas personas hablan del cambio cuando han conseguido el resultado y entonces todo parece maravilloso, pero no siempre hablamos del cambio en sí. Las personas que tienen un negocio o las que pierden 30 kilos no lo han conseguido de la noche a la mañana.

 

4. Da igual lo mucho que pensemos que conocemos a una persona, siempre puede sorprendernos.

Es muy difícil conocer bien a una persona, partiendo de la persona más cercana a uno mismo que somos precisamente nosotros mismos. Yo pensaba que me conocía y simplemente tenía que cambiar algunos aspectos de mí misma que no me gustaban. Estaba bastante equivocada: no me conocía y el primer gran cambio para mí está siendo aceptar y creer en lo que soy y dejar ir lo que no soy. Me he sorprendido a mí misma y también me han sorprendido algunas personas. Igual que hay aspectos de nosotros mismo que puede ser mejor dejar ir, a veces también sienta bien dejar ir a personas que no nos sientan bien.

 

5. Buscar trabajo cuando no tienes trabajo es algo que todos deberíamos experimentar en la vida.

He aprendido qué es verdaderamente buscar trabajo. No quiero compararme con quienes se quedan sin empleo contra su voluntad, no tienen apenas formación o sienten verdadera presión económica por encontrar trabajo, pero hasta mi último trabajo, las cosas habían ido rodadas para mí y no sabía lo que era pasar ni una semana sin trabajar. Creo que es algo que más personas deberían experimentar durante un tiempo porque aprendes mucho de ti mismo y aprendes a gestionar tus frustraciones.

 

¿Qué es lo más importante que has aprendido este año? ¿Qué te parece el nuevo nombre del blog? Me encantaría escuchar tu opinión.

 

 

 

 

Un comentario sobre “10 cosas que he aprendido este año (1ª parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s