Sobre dejar que nos digan que estamos equivocados

Igual que a muchas personas les pareció que dejar mi trabajo era una locura, muchas pensaron lo mismo cuando dije que iba a estudiar fotografía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHe escuchado varias veces este tipo de frases:

Aaaah sí, yo tengo un primo que estudió fotografía pero ahora el pobre vive de hacer bodas

Yo trabajé como fotógrafo para tales marcas pero bueno luego lo dejé porque hay poco trabajo

Esto del curso profesional este ¿es un hobby?

Todas estas personas me decían a su manera que no sabía dónde me estaba metiendo y que era una insensata, pero creo que todas eran educadas.

Hasta ese momento, siempre había tomado las decisiones que sabía que eran las correctas y las que me llevarían a ser una persona de provecho.

Eran las decisiones que todo el mundo esperaba que tomara:

Estudiar una carrera con muchas salidas en una universidad de la que uno sale colocado (con trabajo quiero decir), hacer prácticas cuando correspondía y antes, irme fuera para aprender muchos idiomas y, en general, trabajar mucho.

La remota posibilidad de dedicarme un día a la fotografía era algo que no sólo no iba a hacerme escalar peldaños en lo que muchos consideran que es una vida exitosa, sino que, además, me iba a hundir en la más absoluta miseria.

Si una persona de casi 30 años te dice que ha tomado la decisión de gastar su dinero en algo, piensa que ha tomado la decisión bajo su cuenta y riesgo y con su dinero. Si le conoces bien puedes preocuparte, tendrás que apoyarle cuando se caiga o puedes aconsejarle. Si no le conoces, tu opinión puede ser un juicio innecesario.

Una persona que en teoría me conocía me miró una vez con el labio superior ligeramente levantado y me dijo:

¿Has dejado tu trabajo? […] Ah, pero es que además ¿ahora te vas a dedicar a la fotografía?  […] Fulanito el hijo de no sé quién se ha ido a no sé dónde y ahora habla inglés y después de un tiempo ya tiene personas a su cargo.

Al principio me sentí un poco dolida porque no me esperaba algo así y no entendía muy bien dónde quería llegar. Por suerte me di cuenta de que esta persona no me conocía y por si acaso, aclaré que yo también había vivido fuera y hablaba varios idiomas y había tenido “personas a mi cargo”.  Supongo que hay personas cuya aspiración en la vida es tener muchas personas a su cargo que piensan que el resto tenemos esa aspiración. Por eso decidí que no merecía la pena justificar mi decisión, porque creo que esta persona nunca la habría entendido.

Por muy responsable que hayas sido en tus decisiones, siempre va a haber personas dispuestas a juzgarte.  Si vas a dejar que alguien te diga que te estás equivocando, procura que sea una persona que te conozca y conozca tus aspiraciones y que verdaderamente quiera lo mejor para ti. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s